Archivo del Blog

Una niña ejemplar para su escuela y el mundo

tomatis
Creado por: tomatis
Día: September 18, 2011
Vistas: 1745

Por: César Irrizarry Resto
Redacción de LA SEMANA

Fuente de inspiración para todos sus compañeros de grado, eso fue Brianna M. Betancourt Massanet durante sus años de escuela elemental y, como agradecimiento, se le dedicó la graduación de sexto grado de su escuela, la Oscar L. Bunker de Caguas.

No es raro que esto ocurra en nuestra sociedad donde apreciamos el éxito de todo joven, pero Brianna es una alumna que tiene una historia fuera de lo común.

Su madre, Pollyanna Massanet Cosme, nos relata que la niña comenzó a tomar terapias desde que tenía dos semanas de nacida, ya que tiene síndrome Down.

La perseverancia a lo largo de los años, junto con el hecho de que la escuela pública le ha brindado todos los servicios necesarios, ha sido de clave para alcanzar logros tan extraordinarios como los de Brianna, quien a partir de agosto será la primera niña con síndrome Down en la corriente regular en escuela intermedia dentro de la Región Educativa de Caguas.

La niña fue, además, operada de corazón abierto, en una intervención en que solamente le daban un veinte por ciento de posibilidades de sobrevivir. También tiene limitaciones visuales y ha sido operada en dos ocasiones de la cadera.

En contraste con ese cuadro que a otras personas sumirían en las lamentaciones, su familia y Brianna mantienen un espíritu entusiasta y una alegría contagiosa.

Recibe terapias del habla, física y ocupacional y las terapias del sistema Tomatis, en lenguaje y compresión de lectura.

Además, desde cuarto grado cuenta con un trabajador que le ayuda en su trabajo académico en la escuela. Su mamá destaca la labor de la trabajadora Omayra Carrión, que proviene de los comedores escolares y ha sido de gran ayuda para la niña.

Todo ese panorama, que requiere una intensa labor diaria por parte de sus padres y allegados, ha permitido que Brianna permaneciera dentro en los salones regulares durante todos sus años de escuela elemental, sin necesidad de participar en el salón recurso de los estudiantes de Educación Especial.

En su primer grado obtuvo todas las notas A y al graduarse de sexto fue premiada como Alto Honor y obtuvo medallas en Inglés, Estudios Sociales y Ciencias. En la actividad de graduación sus compañeros de estudio quisieron evidenciar el cariño que le tienen al dedicarle la graduación. Muchos expresaron que desean continuar con ella en la escuela secundaria, que será la Haydée Caballero, en Caguas.

De acuerdo con la señora Massanet, el desarrollo que ha tenido Brianna es una muestra de que los niños que nacen con algún tipo de limitación, si bien es cierto que requieren dedicación y mucho esfuerzo diario, al cabo de un tiempo se ven los frutos.

Ella nos aclara que su hija no tiene retardo mental, sino que su nivel es calificado como fronterizo.

Massanet considera, además, que los servicios que ha obtenido en la escuela pública han sido completos y adecuados a las necesidades de su hija.

Brianna constituye un ejemplo de lo mucho que se puede de lograr cuando se unen muchas voluntades y el sistema funciona adecuadamente.

"Los padres no deben quedarse en la etapa de preguntarse ¿por qué a mí?, sino que deben comenzar a trabajar de inmediato cuando les nace un pequeño con necesidades especiales. Si se inmovilizan se pierde un tiempo muy valioso", nos dice Massanet, convencida de que el futuro de su hija se proyecta luminoso gracias a que se comenzó temprano la labor.
Buscar